miércoles, 20 de febrero de 2008

Los misioneros de Mojos

LOS MISIONEROS JESUITAS DE MOJOS

Javier Baptista, S.J.

Los misioneros jesuitas de Mojos

Jerónimo de Andión (1555-1623). El P. Andión nació en Madrid en 1555. Entró a la Compañía en Lima el 6 de agosto de 1585. Fue ordenado de sacerdote por 1590. Al año siguiente fue destinado a la doctrina aymara de Juli. En 1593 fue destinado a Santa Cruz de la Sierra. Trabajó como misionero itinerante en la evangelización de los gorgotoquis, de la familia chiquitana, cuya lengua aprendió. En 1595 el Gobernador de Santa Cruz, Lorenzo Suárez de Figueroa, pidió al Superior P. Diego Martínez que designara un padre para formar parte de una expedición militar que debía explorar la región de Mojos en busca del Dorado o Paititi.

Andión fue el elegido, y así fue el primer jesuita en ponerse en contacto con los indígenas de esa región. El P. Martínez escribió al Provincial Juan Sebastián dando su parecer de fundar allí una misión. Andión volvió luego a la doctrina de Juli, de la cual fue superior (1605-1607). En 1617 se encontraba nuevamente en Santa Cruz, donde permaneció hasta su muerte, ocurrida en 1623.

Luis Jacinto de Contreras (1603-1682). El P. Contreras nació en La Paz por 1603. Estudió en el Colegio San Martín de Lima, dirigido por los jesuitas (1619-1620). Entró a la Compañía en Lima el 24 de febrero de 1621. Se ordenó de sacerdote por 1630. Trabajó como profesor y director de congregaciones marianas en Lima y el Callao (1630-1652). Fue rector y maestro de novicios en el noviciado de Lima (1653-1661), socio de los Provinciales Andrés de Rada y Diego de Avendaño (1661-1666), y Provincial del Perú (1666-1672).

Durante su provincialato incrementó en la Provincia el estudio de las lenguas quechua y aymara, especialmente entre los estudiantes, a quienes mandó predicar en esos idiomas en el refectorio. Aprobó el proyecto presentado por los padres de Santa Cruz de la Sierra de fundar misiones en Mojos. En 1669 envió al P.Julián de Aller a explorar el territorio. Falleció en Lima el 13 de diciembre de 1682.

Julián de Aller (1618-1673). El P. Aller nació en Valencia en 1618. Entró a la Compañía en Tarragona en 1633. Destinado a la Provincia del Perú, llegó a Lima en 1646. Fue enviado a la doctrina aymara de Juli, de la que fue superior. Pasó después con el mismo cargo a Potosí y Chuquisaca. Se encontraba en esta última ciudad, cuando en 1668 el Provincial Luis Jacinto de Contreras le encomendó la tarea de explorar la región de Mojos en la que se pensó fundar una misión, a instancias del Conde de Lemos, Virrey del Perú.

El 9 de septiembre de 1668 Aller escribió al provincial dando noticias detalladas sobre Mojos, país de "temple húmedo y caliente", y sobre sus habitantes, de carácter "dócil y apacible". Una de sus primeras preocupaciones fue la de redactar un esbozo de gramática en lengua mojeña, que califica de "hermosísima y copiosa, menos para cosas sagradas", y un catecismo con las principales oraciones. Aunque Aller fue nombrado primer superior de la Misión de Mojos (1668-1673), ésta no logró establecerse sino en 1681, con la llegada de los PP. Pedro Marbán, Cipriano Barace y del H. José del Castillo. Nombrado rector del Colegio de La Paz, falleció allí poco después de su llegada, el 26 de octubre de 1673.

Diego de Eguiluz (1625-1704). El P. Eguiluz nació en Arequipa el 21 de julio de 1625. Entró a la Compañía en Lima el 25 de julio de 1647. Fue profesor de filosofía y teología, Rector del Noviciado de San Antonio Abad de Lima, y del Colegio del Cusco. En 1674 era prefecto de estudios del Colegio San Pablo de Lima. Fue socio del provincial Juan Yáñez (1692-1694), Provincial del Perú (1695-1698), y Rector del Colegio del Cercado, de Lima (1699-1702).

Aunque nunca estuvo en las misiones de Mojos, Eguiluz escribió una relación sobre ellas, que envió al P. General Tirso González en diciembre de 1696 [1]. Eguiluz narra extensamente las primeras exploraciones y la fundación de cada uno de los pueblos: Loreto, Trinidad, S. Ignacio, S. Francisco Javier, S. José, S. Francisco de Borja, y los inicios de la evangelización de los chiquitanos, por el P. Juan de Montenegro. Describe las iglesias y las procesiones. Menciona el número de bautizos, trata del aprendizaje de idiomas por parte de los misioneros, pero dice muy poco de la organización social y de la enseñanza de oficios a los indígenas.

Basada en las cartas de los misioneros, y principalmente para la primera parte, en la del P. Antonio de Orellana, del 18 de febrero de 1687, dirigida al Provincial Martín de Jáuregui, la relación de Eguiluz es una de las fuentes más importantes para el conocimiento de la labor de la Compañía en esas reducciones, que a los 22 años de su fundación contaban con 19.760 habitantes. Falleció en Lima el 9 de octubre de 1704.

José del Castillo (?-1683). El H. José del Castillo nació en Zaragoza. No se tienen datos sobre su fecha de nacimiento. Se sabe que entró a la Compañía en Lima. Tampoco consta la fecha de su entrada. Fue maestro de escuela en el Colegio de La Paz y administrador de la hacienda Jesús del Valle, perteneciente al Colegio de Potosí.

En 1674 pasó a Santa Cruz de la Sierra. Juntamente con los PP. Pedro Marbán y Cipriano Barace exploró la región de Mojos en vistas a una posible fundación de misiones (1675-1681). En 1676 escribió una relación detallada sobre esas regiones, con informes sobre el número de pueblos visitados (80), con un total aproximado de 6.000 habitantes, que hablaban 5 lenguas diferentes. Después de muchas vacilaciones y dificultades, en 1682 se fundó Loreto, la primera reducción. En abril de 1683 el H. Castillo partió de Loreto con 80 mojeños en busca del acceso a Cochabamba, con el propósito de abrir una nueva ruta de comunicación, que resultaría más corta que la utilizada, y que pasaba por Santa Cruz.

Llegados al primer pueblo de raches, éstos les aconsejaron no continuar viaje por causa de las lluvias y esperar hasta el mes de agosto. Volvieron a Loreto 76 mojeños con una carta de Castillo al Superior P. Marbán, del 5 de mayo, en la que le comunicaba su decisión de proseguir adelante con los otros cuatro mojeños. Habiendo regresado también éstos a Loreto, Castillo siguió su camino con un rache, calculando que faltaban sólo 10 días para llegar a Cochabamba, a donde no llegó, ni se tuvo más noticias de él.

Cipriano Barace (1641-1702). El P. Barace nació en Isaba (Navarra) el 5 de mayo de 1641. Entró a la Compañía en Tarragona (España) el 2 de febrero de 1670. Siendo aún novicio fue destinado a la Provincia del Perú. Hizo todos sus estudios sacerdotales en Lima. Se ordenó de sacerdote el 11 de junio de 1673. Cuando se habló de fundar misiones en Mojos, Barace fue del parecer de hacer un nuevo intento de abrir misiones entre los chiriguanos, por encontrarse más cerca de Santa Cruz. Se convenció de que no era fácil reunirlos en pueblos, por su vida semi nómada y su actitud hostil a los españoles. Opinó "que no había llegado aún la hora de los chiriguanos". Fue luego designado para la fundación de la Misión de Mojos.

En junio de 1675 partió de Santa Cruz de la Sierra con el P. Pedro Marbán y el H. José del Castillo. En 1682, con 600 mojeños los tres fundaron Loreto, la primera reducción de las misiones de Mojos. En un penoso viaje de casi dos meses de duración, Barace llevó ganado vacuno a Mojos desde Santa Cruz. Sólo una parte mínima llegó a destino, pero constituyó la base de sustentación de las misiones. En 1696 fundó la reducción de Trinidad, actual capital del departamento del Beni. Desempeñó los oficios de enfermero, albañil, tejedor y alfarero. Enseñó música y fue compositor. Explorador infatigable, abrió caminos e hizo los primeros contactos con numerosas tribus. En uno de sus viajes de reconocimiento, el 16 de septiembre de 1702, fue sorprendido por un grupo de baures, quienes le dieron muerte a flechazos y golpes de macana. El superior de la misión P. Antonio de Orellana, escribió su biografía, que se publicó en Lima (1704) y Madrid (1711). Barace escribió una relación sobre las misiones de Mojos y varias obras en lengua mojeña: gramática, vocabulario, confesionario, catecismo y cancionero. Varios lugares en el departamento del Beni llevan su nombre.

Pedro Marbán (1647-1713. El P. Marbán nació el 17 de abril de 1647 en Tiedra (Valladolid). Entró a la Compañía en Villagarcía (Valladolid) el 25 de mayo de 1663. Se ordenó de sacerdote por 1670 en Sevilla. Destinado a la Provincia del Perú, viajó a Lima en 1672. Después de dos años de trabajo en Ica y Juli, fue elegido en 1674, juntamente con el P. Cipriano Barace y el H. José del Castillo para fundar la misión de Mojos.

Después de varios años de exploraciones y misiones itinerantes, Marbán fue nombrado superior de la misión en 1681, cargo que ejerció hasta 1700. El 25 de marzo de 1682 fundó Loreto, la primera reducción. Durante su período de gobierno se fundaron 10 reducciones al oeste del río Mamoré. Enseñó personalmente los oficios de fabricante de violines, albañil, sastre y zapatero. Aunando las tradiciones mojeñas y españolas, compuso cantos religiosos en latín, castellano y mojeño. Publicó la primera gramática y catecismo en idioma mojeño y escribió una relación sobre los comienzos de la misión. Murió en Loreto el 28 de noviembre de 1713. Una provincia del departamento del Beni lleva su nombre.

Antonio de Orellana (1653-1712). El P. Orellana nació el 9 de noviembre de 1653 en Pisco. Entró a la Compañía en Lima el 2 de febrero de 1668. Se ordenó de sacerdote por 1678 en Lima. Fue destinado en 1681 a la recién iniciada misión de Mojos. Poco tiempo después de su llegada , en enero de 1682, el superior de la misión, P. Pedro Marbán, fundó Loreto, la primera reducción. El 1º de noviembre de 1689, Orellana fundó, juntamente con el P. Juan de Espejo, la reducción de San Ignacio, a 14 leguas de Trinidad.

En 1691 el P. Marbán envió a Orellana a explorar las regiones del oeste, con el objeto de encontrar una ruta de comunicación con Cochabamba. En su viaje, además de encontrar la ruta, descubrió nuevas tribus en la cuenca del río Beni. Ese descubrimiento indujo a los superiores a enviar a Mojos 5 misioneros más. Orellana sucedió al P. Marbán en el cargo de superior de la Misión (1700-1712). Escribió una gramática y vocabulario de la lengua punuana, una relación sobre la Misión de Mojos y una biografía del P. Cipriano Barace. Nombrado rector del colegio San Pablo de Lima, falleció durante el viaje en Arequipa el 7 de julio de 1712.

Juan de Montenegro (1655-1711). El P. Juan de Montenegro nació el 15 de mayo de 1655 en Santa Cruz de la Sierra. Entró a la Compañía en Lima el 14 de octubre de 1670. Se ordenó de sacerdote por 1680. En 1682 fue destinado a las misiones chiriguanas, dependientes de la residencia de Santa Cruz de la Sierra. En 1687 se dejaron esas misiones debido al constante estado de guerra entre los chiriguanos y los blancos de la ciudad de Santa Cruz.

Pasó entonces a las misiones de Mojos. Comenzó su trabajo en Trinidad como compañero del P. Cipriano Barace (1688-1690). En 1691 Barace y Montenegro condujeron 2.500 personas, entre mojeños, baures, tapacuras y guarayos, al recién fundado pueblo de San Javier, en la confluencia de los ríos Tiamuchu y Mamoré, a 8 leguas de Trinidad.

En 1694 un grupo de chiquitanos pidió misioneros a los PP. de Santa Cruz. Montenegro, que conocía su lengua desde la infancia, fue designado para fundar una reducción entre ellos. A 40 leguas al sur de Loreto fundó el pueblo de San Miguel, que fue destruido por los mamelucos del Brasil en 1696. Dispersados sus habitantes, Montenegro pudo conducir a 500 de ellos en 1697 a la reducción de Loreto. Allí permaneció hasta 1709, año en que pasó a Santa Cruz, donde falleció el 1º de abril de 1711.

Alonso Messía Bedoya (1655-1732). El P. Messía Bedoya nació en Pacaros (Lima) el 12 de enero de 1655. Hizo sus estudios en Lima, en el Colegio San Martín y en la Universidad de San Marcos. Entró a la Compañía el 16 de junio de 1671 en Lima. Se ordenó de sacerdote en Lima el 29 de agosto de 1679, y luego obtuvo el grado de doctor en teología. Fue profesor de teología en el Colegio S. Pablo. Fue instructor de 3ª probación en Santiago del Cercado, en las afueras de Lima. En 1704 el P. General Miguel Angel Tamburini lo nombró Provincial de Quito, nombramiento que fue revocado a petición del Provincial del Perú Alonso Carrillo, por la oposición que se levantó en Lima. Fue entonces nombrado superior de la casa de los Desamparados (1705-1710), y luego Provincial del Perú (1711-1714). Volvió después a la casa de los Desamparados, que había pasado a ser profesa en 1711, donde permaneció hasta su muerte.

Promovió la fundación del monasterio de dominicas de Santa Rosa, y fundó la Congregación del Purísimo Corazón de María en la casa de los Desamparados. Después del terremoto de 1687 estableció en el Colegio S. Pablo la misión popular anual del l2 al 20 de octubre. Construyó la casa de ejercicios de la Chacarilla de S. Bernardo. Siendo Provincial hizo un informe sobre la Misión de Mojos (en el actual departamento del Beni, Bolivia), de capital importancia para el conocimiento de la labor de la Compañía en esa región durante esos años.[2]

Su obra "Devoción a las tres horas de la agonía de Cristo", contiene sermones sobre las siete palabras, lecturas espirituales, cantos y oraciones. Traducida al italiano, francés, inglés, alemán, polaco y vasco, tuvo una extraordinaria difusión, sobre todo en el siglo XIX[3]. Murió en Lima el 5 de enero de 1732.

Juan de Espejo (1655-1731). El P. Juan de Espejo nació en Valdivia (Chile) el 29 de mayo de 1655. Hechos sus estudios de humanidades en el Cusco, entró a la Compañía en el noviciado de Lima, el 25 de marzo de 1670. Estudió filosofía y teología en el Colegio San Pablo de Lima. En 1680 el Provincial Martín de Jáuregui decidió hacer un nuevo intento de establecer reducciones entre los belicosos chiriguanos en la jurisdicción de Santa Cruz de la Sierra, lo cual se iba tratando infructuosamente desde 1594, después de 7 años de trabajo esporádico comenzado por el P. Diego de Samaniego.

Espejo, recién ordenado de sacerdote, fue uno de los cuatro sacerdotes jóvenes elegidos por Jáuregui entre los que se ofrecieron voluntarios para esa empresa. Espejo trabajó entre los chiriguanos de 1682 a 1687. Juntamente con el P. Juan de Montenegro fundó el pueblo de Trinidad, que no pudo prosperar, entre otras razones porque los habitantes de la zona dieron muerte a 200 cabezas de ganado que habían llevado los misioneros con grandes dificultades desde Santa Cruz (1684).

Por esto, y por encontrarse los chiriguanos siempre en pie de guerra, se decidió una vez más abandonar el intento. Espejo fue destinado a la recién abierta misión de Mojos, donde ya trabajaban con buen resultado los PP. Pedro Marbán y Cipriano Barace. En 1689 Espejo fundó con el P. Antonio de Orellana el pueblo de San Ignacio, que dos años más tarde alcanzó la cifra de 3.000 habitantes, de los cuales 722 habían recibido el bautismo. En 1691 fundó el pueblo de San José con mojeños, churimanas y algunos chiquitanos. En 1693 fundó el pueblo de San Borja, entre los churimanas. Escribió gramáticas y vocabularios en mojeño y churimana, himnos en mojeño y unos apuntes para la historia de la misión de Mojos. Murió, probablemente en San Borja, el 10 de marzo de 1731.

Antonio Garriga (1662-1733). El P. Antonio Garriga nació en Palma de Mallorca el 20 de julio de 1662. Obtenido el doctorado en teología en Gandía, Garriga entró a la Compañía en el noviciado de Tarragona de la Provincia de Aragón, el 24 de octubre de 1684. Destinado a la Provincia del Perú, antes de partir hizo los últimos votos en Sevilla. Llegó a Lima el 14 de abril de 1696. Enviado de inmediato a las misiones de Mojos, llegó a la reducción de Loreto con otros dos padres el 19 de enero de 1697. Trabajó en Trinidad con el P. Cipriano Barace hasta 1700, año en el que el Visitador Diego Francisco Altamirano, terminada su visita a Mojos, se lo llevó a Lima a fin de que supervisara la edición del Arte y vocabulario de la lengua moxa, escrito por el P. Pedro Marbán. Volvió a Mojos en 1702 y dio inicio a la fundación del pueblo de Exaltación, entre los cayubabas, a orillas del río Mamoré. Poco tiempo después de establecida la misión, que contaba con 400 habitantes, una peste la redujo a 120.

Garriga se encontraba en Exaltación cuando recibió la orden del P. General Miguel Angel Tamburini de pasar al Paraguay como visitador de esa Provincia (1709-1713). Al dejar el cargo escribió una “Instrucción práctica”, que fue una de las primeras publicaciones editadas en la imprenta de la reducción de Loreto (en la actual provincia argentina de Misiones)[4]. Garriga fue luego nombrado Provincial del Perú (1714-1716).

En 1715 visitó toda la Provincia. En su visita a las misiones de Mojos estableció la demarcación de límites entre las reducciones, con prohibición de "cortar palma o madera y sacar bálsamo o aceite de María en los distritos de la jurisdicción de pueblo ajeno". Quedaron establecidos 16 territorios entre Loreto y Desposorios, con linderos basados en los ríos, teniendo en cuenta la tradición existente. En esa ocasión mandó pintar en uno de los muros de la casa de los padres de Exaltación un mapa de Mojos, que fue borrado después de la expulsión de 1768. Durante su visita, el Gobernador de Santa Cruz, Cayetano Hurtado Dávila, penetró con tropas militares en territorio de las misiones y se llevó por la fuerza unos 2.000 itonamas. Garriga denunció el hecho al Virrey de Lima Cármine Nicolás Caracciolo, príncipe de Santo Buono, quien en 1718 expidió una provisión prohibiendo a los vecinos de Santa Cruz entrar a Mojos. El 14 de marzo de 1720 la Audiencia de Charcas recibió una cédula real con orden de castigar el desmán.

El 14 de julio de 1716 el P. Francisco de Arancibia fue nombrado provincial, y Garriga pasó a ser Rector del Colegio S. Pablo de Lima. El 31 de julio de 1717, por muerte de Arancibia se hizo cargo nuevamente del gobierno de la Provincia del Perú como vice provincial. Tres años más tarde recibió el nombramiento de provincial. Al dejar el cargo en 1723, escribió una carta a la provincia exhortando a los jesuitas a ofrecerse a trabajar en las misiones. Fue luego nombrado procurador de las misiones de Mojos en Lima (1723-1733). En 1724 escribió un informe sobre las incursiones de los bandeirantes al pueblo de Exaltación. Nombrado provincial por tercera vez el l4 de abril de 1733, falleció poco después en Lima, el 20 de noviembre de 1733.

Francisco Boryne (1663-1721). El P. Francisco Boryne nació en Malonice (Klatovy), en la actual república checa, el 31 de mayo de 1663, y entró a la Compañía el 1º de enero de 1680 en Brno (Moravia). Antes de su entrada a la Compañía, Francisco Boryne estudió humanidades en Klatovy. Después de sus estudios de teología fue destinado por el P. General Tirso González a la Provincia del Perú. Llegó a Lima el 14 de abril de 1696.

Enviado a las misiones de Mojos, pasó por Cochabamba, donde hizo los últimos votos, el 17 de febrero de 1697. Trabajó en la reducción de San Borja (1697-1702). Se distinguió como arquitecto y músico. Por 1700 hizo un viaje de exploración, de ida y vuelta, desde Reyes hasta Coroico, por el río Beni y sus afluentes, logrando encontrar una nueva ruta de comunicación. En 1703 fundó la reducción de San Pablo, a orillas del río Yacuma, en la que permaneció hasta su muerte, ocurrida el 25 de julio de 1721.

Baltasar de Espinosa (1679-1709). El P. Baltasar de Espinosa nació en Pisco en 1679. Entró a la Compañía en 1698 en Lima. Terminados sus estudios sacerdotales, en 1705 fue destinado a la misión de Mojos. Trabajó primero en el pueblo de Loreto. Los superiores le confiaron la tarea de establecer reducciones entre los mobimas. En 1709 fundó el pueblo de San Lorenzo. Aprovechando un viaje de Espinosa a la reducción de San Pedro, uno de los jefes convenció a un grupo a abandonar el poblado. De regreso a San Lorenzo, Espinosa partió con algunos catecúmenos en su búsqueda el 23 de junio de 1709. Tres días después, el 26 de junio, fueron atacados a flechazos. Murieron Espinosa y 13 catecúmenos. Las misiones entre los belicosos mobimas, iniciadas por Espinosa, lograron establecerse y florecer sólo medio siglo más tarde.

Leonardo Valdivia (1683-1752). El P. Leonardo Valdivia nació en Oruro el 6 de noviembre de 1683. Entró a la Compañía en Lima el 2 de julio de 1699. Terminados sus estudios sacerdotales, estando ya designado como profesor de filosofía del Colegio San Pablo de Lima, en 1714 fue destinado a la misión de Mojos. Trabajó en la reducción de San Luis (1714-1724). Pasó luego a las reducciones del río Mamoré, entre los cayubabas, Santa Ana y Exaltación. En una de sus excursiones descubrió el río Maniquí, afluente del Mato, en las cercanías de la reducción de San Pablo. Murió en Exaltación el 31 de julio de 1752.

Pascual Ponce de León (1707-1784. El P. Pascual Ponce de León nació en Lima el 17 o 19 de mayo de 1707. Hizo sus estudios en el Colegio San Martín de Lima. Entró a la Compañía en Lima el 29 de noviembre de 1723. Se ordenó de sacerdote en Lima el 24 de septiembre de 1732. Terminada su formación, fue destinado a la Misión de Mojos. Trabajó en el pueblo de S. Pablo, hoy desaparecido. Logró establecer misiones entre los hasta entonces irreductibles mobimas, que había iniciado sin éxito el P. Baltasar de Espinosa, asesinado en 1709.

Ponce de León fue Superior de la Misión de Mojos (1755-1759), Provincial del Perú (1759-1763) y Rector del Colegio Máximo de S. Pablo de Lima (1763-1766). Siendo Provincial obtuvo para los sacerdotes encargados de las haciendas de la Compañía, el nombramiento de párrocos en lugar de los sacerdotes seculares, bajo cuya jurisdicción estaban. En 1766 el P. General Lorenzo Ricci sugirió al Provincial Antonio Claramunt la designación de Ponce de León como Superior de Mojos por segunda vez, pero por su estado delicado de salud fue nombrado superior de la Casa de los Desamparados de Lima, donde le alcanzó la orden de destierro de Carlos III (9 de septiembre de 1767). Los últimos 17 años de su vida los pasó en Ferrara (Italia), distinguiéndose por la paciencia y fortaleza que transmitía a sus compañeros en el exilio. Murió en Ferrara el 22 de junio de 1784.

Antonio Magio (1718-1775). El P. Antonio Magio nació en Alghero(Sassari-Cerdeña) el 10 de abril de 1710. Se ordenó de sacerdote en Alghero el 18 de diciembre de 1734. Después de su ordenación sacerdotal, y habiendo ya obtenido el título de doctor en teología,entró a la Compañía en Cagliari el 10 de febrero de 1735. Después del noviciado, en 1738 fue destinado a la Provincia del Perú. Durante treinta años trabajó en la misión de Mojos, en las reducciones de baures, en los pueblos de Concepción, San Martín y San Nicolás, en la confluencia de los ríos San Miguel e Iténez, en la actual provincia de Iténez del departamento del Beni.

En 1749, escribió en San Nicolás una gramática de la lengua baure, perteneciente a la familia lingüística arawak, la más extendida en América del Sur en la época colonial, publicada en 1880.[5] Magio era doctrinero de este último pueblo cuando recibió el 7 de marzo de 1768 la notificación de la expulsión, dada por el Coronel Antonio Aymerich, encargado de la ejecución del decreto por el Presidente de la Audiencia de Charcas, Juan Victorino Martínez de Tineo. Según lo dispuesto por Aymerich, los cinco misioneros de las reducciones de baures se concentraron en Loreto. De allí salieron rumbo a Santa Cruz el 17 de abril, junto con otros dos de San Borja, bajo la custodia del Teniente Francisco Durán. Eran los últimos de un total de 26 misioneros en dejar la Misión de Mojos. Vuelto a su patria, Magio trabajó en el colegio de Sassari como director espiritual, donde falleció el 21 de agosto de 1775.

Manuel Vergara (1711-1770. El P. Manuel Vergara nació en Jarandilla (Cáceres) el 6 de octubre de 1711. Entró a la Compañía en Villagarcía (Valladolid) el 18 de marzo de de 1732. Siendo aún estudiante, fue destinado a la Provincia del Paraguay. Llegó a Buenos Aires el 25 de marzo de 1734. Hizo sus estudios de teología y se ordenó sacerdote en Córdoba del Tucumán, donde luego fue profesor de filosofía (1737-1739) y teología (1740-1754). Por acuerdo entre los provinciales del Perú, P. Bertrand Herbert, y del Paraguay, P. José Barreda, Vergara pasó en 1754 a la Provincia del Perú como misionero popular.

Dio misiones populares y ejercicios en las ciudades más importantes de las actuales repúblicas del Perú y Bolivia (1754-1761). En sus predicaciones promovió la devoción al Sagrado Corazón. Fundó una casa de arrepentidas en el Cusco. En 1762 el P. General Lorenzo Ricci lo nombró Visitador del Perú. Vergara intensificó las misiones populares, tanto urbanas como rurales. Mandó leer en todas las casas una exhortación del P. General a ofrecerse a trabajar en la misión de Mojos. Mandó al P. General un informe detallado sobre la misión de Mojos, con la indicación del número de habitantes en cada una de las reducciones y el nombre de los misioneros que las atendían, documento importante para conocer la situación en la que se hallaba esa misión en el momento de la expulsión de la Compañía (1767-1768).

En 1765 Vergara fue nombrado Provincial del Paraguay. El 17 de julio de 1768 le llegó el decreto de Carlos III cuando se encontraba de visita en la reducción de Yapeyú, en la actual provincia de Corrientes (Argentina). Gracias a su prudencia se evitó el alzamiento de los pueblos atendidos por la Compañía, y se procedió en forma pacífica al relevo de los párrocos con sacerdotes seculares y religiosos de diferentes órdenes. Vergara partió de Buenos Aires en el "San Fernando" el 8 de diciembre de 1768 con 49 compañeros, de los cuales dos fallecieron durante el viaje. Llegó al Puerto de Santa María (Cádiz) el 6 de abril de 1769. Con 30 de sus acompañantes fue recluido en el convento de San Agustín, donde falleció un año más tarde, el 15 de mayo de 1770.

Carlos Hirschko (1721-1796). El P. Carlos Hirschko nació en Wroclaw (Silesia-Polonia) el 6 de febrero de 1721. Entró a la Compañía en Brno (Bohemia), en la actual república checa, el 9 de octubre de 1736. Destinado a la Provincia del Perú, Hirschko partió de Cartagena (España) el 16 de junio de 1750. Fue enviado a las misiones de Mojos, al pueblo de San Borja.

En 1751, en cumplimiento de una orden del virrey del Perú, José Manso de Velasco, Hirschko fue nombrado asesor de las autoridades españolas para la demarcación de límites entre los territorios dependientes de España y Portugal. Durante varios años, valiéndose de antiguos mapas portugueses y españoles, de su propia experiencia, y de datos proporcionados por los jesuitas y los pobladores de las misiones, elaboró un nuevo mapa de la zona, del curso del río Mamoré al Marañón y de la confluencia de los ríos Apurimac y Manu (o Madera). En 1760 fue nombrado administrador de la hacienda San Isidro, perteneciente al colegio de Chuquisaca (hoy Sucre, Bolivia). En 1765, el presidente de la Audiencia de Charcas, Juan de Pestaña, pensó fundar un asentamiento español en la frontera con el Brasil, con el fin de evitar las incursiones portuguesas. El proyecto fue confiado al Coronel de Ingenieros Antonio de Aymerich y a Hirschko.

La muerte de Pestaña y la expulsión de los jesuitas (1767-1768), impidieron su realización. Fue precisamente Aymerich, quien se encontraba en Mojos para desalojar a los portugueses de Santa Rosa, el encargado de cumplir la orden de expulsión de los jesuitas. Vuelto a Europa, Hirschko fue ecónomo de la residencia de Mariaschein (Bohemia). Después de la supresión de la Compañía (1773), residió en Viena (Austria). En 1782 entregó al embajador español en Viena, Conde de Aguilar, un memorial sobre el proyecto de 1765, al que adjuntó el mapa de 1751. Habiéndose enterado por una gaceta de una nueva penetración portuguesa en el virreinato del Perú, y no constándole que Aymerich hubiera cumplido con su cometido, presenta a las autoridades españolas su labor de entonces. Expone que el paraje más adecuado no es en la confluencia de los ríos Baures e Iténez, como quería Pestaña, ni en la de los ríos Iténez y Mamoré, como opinaba Aymerich, sino en la desembocadura del Manu (o Madera) en el Mamoré. En esa región había en abundancia vainilla, cascarilla, palo santo, goma, copal y algodón, y era apta para el cultivo del cacao y del café. El memorial de Hirschko fue archivado en Simancas hasta 1906, en que fue utilizado por los gobiernos boliviano y peruano como documento de estudio en el juicio arbitral de fronteras entre ambos países. El P. Hirschko murió en 1796 en Viena.

Francisco Javier Iraizós (1725-1763). El P. Francisco Javier Iraizós nació en Cochabamba el 2 de marzo de 1725. Entró a la Compañía en Lima el 20 de mayo de 1740. Terminados sus estudios sacerdotales, por 1750, Francisco Javier Iraizós fue destinado en 1752 a la misión de Mojos. Trabajó alternativamente en las reducciones de Santa Rosa y San Pedro.

En 1762 los portugueses del Brasil se apoderaron de la reducción de Santa Rosa. Las autoridades de Lima ordenaron el establecimiento de un fuerte en la orilla izquierda del río Iténez, frente al fuerte portugués de Beira. Iraizós fue designado capellán del contingente formado por 300 hombres, entre españoles, criollos y canisianos (mojeños de la reducción de San Pedro). En junio de 1763 los portugueses atacaron el fuerte español pero no pudieron tomarlo.

Enfermo a consecuencia del largo asedio, Iraizós falleció un mes más tarde, el 5 de agosto de 1763. Escribió la "Historia de las naciones y lengua de los Mojos", que su hermano Juan Manuel llevó al exilio de Italia en 1768, y que fue mencionada por el lingüista P. Lorenzo Hervás y Panduro. Según éste, un compendio de la obra de Iraizós fue entregado a la real biblioteca de Madrid entre los papeles del P. Andrés Burriel.

Miguel de Irigoyen (1725-?). El P. Irigoyen nació el 6 de abril de 1725 en Cochabamba. Entró a la Compañía en Lima el 10 de abril de 1740. Se ordenó de sacerdote en Lima. Terminada su formación sacerdotal, fue destinado a las misiones de Mojos. En 1757 escribió una relación sobre las celebraciones de la Semana Santa en el pueblo de San Pedro, publicada por el P. Rubén Vargas Ugarte[6]

Irigoyen se encontraba en la Universidad de San Francisco Javier de Chuquisaca como prefecto de estudios y profesor de quechua cuando llegó la orden de expulsión proclamada por Carlos III (17 de agosto de 1767). Con la mayoría de los jesuitas de la Provincia del Perú fue desterrado a Ferrara (Estados Pontificios). No se sabe ni el lugar ni la fecha de su fallecimiento.

Francisco Javier Eder (1727-1772). El P. Eder, nació en Banká Stiavnica (Hungría) el 1º de octubre de 1772. Entró a la Compañía de Jesús en 1742. Aún no concluidos sus estudios sacerdotales fue destinado al Perú en 1749. Terminada su formación sacerdotal fue destinado a la misión de Mojos en 1753. Trabajó en la región de los baures en Magdalena y San Martín. Escribió una de las obras más importantes para el conocimiento de las misiones de Mojos, especialmente de la zona de Baures, que trata de la historia, fauna, flora, costumbres de las diferentes etnias, etc.[7] Expulsados los jesuitas de Mojos en 1768, volvió a su tierra natal. Falleció en Banká Bystrica 1l 17 de abril de 1772.

Juan Manuel Iraizós (1730-1796). El P. Juan Manuel Iraizós nació en Cochabamba el 26 de diciembre de 1730. Entró a la Compañía en Lima el 1º de febrero de 1744, cuatro años después de su hermano Francisco Javier. Poco después de su ordenación sacerdotal, por 1754, fue destinado a las misiones de Mojos. Durante 12 años trabajó en la reducción de San Javier, donde le llegó el decreto de expulsión. Establecido en Ferrara, y después de la supresión de la Compañía (1773) en Roma, aportó datos sobre la lengua mojeña al lingüista P. Lorenzo Hervás y Panduro. Falleció en 1796 en Roma.

Fuentes

ARSI (Archivum Romanum Societatis Iesu). Perú. II. Catal. Trien. 1625, 1631, 1637, 1654. Perú 17. Cartas anuas.

Bibliografía

KRATZ, G, S.J. -Gesuiti italiani nelle missioni spagnuole nel tempo dell'espulsione. AHSI (Archivum Historicum Societatis Iesu), 11 (1942),p. 53, n. 50.

LUDEWIG, H. -The literature of american languages.

London, 1958.

MENDIBURU, Manuel de. -Diccionario histórico-biográfico del Perú, Lima, 1933.

PRAT DE SABA, O, S.J. -Vicennalia Sacra Peruviana de viris peruvianis religione illustribus, Ferrara, 1788.

TORRES SALDAMANDO, Enrique. -Los antiguos jesuitas del Perú, Lima, 1882.

TOVAR, A. -Catálogo de las lenguas de América del Sur, (Madrid,Gredos, 1984).

VARGAS UGARTE, Rubén, S.J. -Los jesuitas del Perú, Lima, 1941.

-Historia de la Compañía de Jesús en el Perú, Burgos, 1964. Tomos, I, II, III y IV.

-Jesuitas peruanos desterrados a Italia, 2ª ed. Lima, 1967.

VIÑAZA, Conde de la. -Bibliografía española de las lenguas indígenas de América, Madrid, 1892, n.



[1]Relación de la misión apostólica de los Moxos en la Provincia del Perú de la Compañía de Jesús. Lima, 1696. (Ed. de E. Torres Saldamando. Historia de la misión de Mojos en la República de Bolivia. Lima, 1884).

[2]Relación de las Missiones de los Moxos de la Compañía de Jesús en la Provincia del Perú (1713). (ARSI. Per. 21, f.f. 175-179).

[3]Devoción a las tres horas de la agonía de Cristo Nuestro Redentor. Lima, 1737.

[4]Instrucción práctica para ordenar santamente la vida. Loreto, 1713 (Furlong, Guillermo, S.J. Historia y bibliografía de las primeras imprentas rioplatenses 1700-1850). Buenos Aires, 1953).

[5]Arte de la lengua de los Indios Baures de la provincia de los Moxos, conforme al manuscrito original del P. Antonio Magio, de la Compañía de Jesús. L. ADAM, C, LECLERC. Bibliothèque linguistique américaine. VII, Paris, 1880, 218. (Título del manuscrito original: Arte de la lengua Baure, escrito por el P. Antonio Magio, de la Compañía de Jesús, después de muchos años de misionero y muchísima aplicación y estudio a dicha lengua en las reducciones de la Concepción, San Martín y San Nicolás, donde últimamente escribió dicho arte. (SOMMERVOGEL V, col. 311).

[6]VARGAS UGARTE, Rubén, S.J. Historia de la Compañía de Jesús en el Perú, t. 3, pp.186-188).

[7]EDER, Francisco Javier, S.J. Breve descripción de las reducciones de Mojos. Edición latina, publicada por Pal Makó, S.J. Buda, 1791. Traducción castellana hecha por Nicolás de Armentia, O.F.M. La Paz, 1888. Traducción castellana y edición de Josep M. Barnadas. Cochabamba, 1985.

3 comentarios:

Vera dijo...

Estimado Javier:
No sé mucho de blogs. ¿Este texto, entiendo, es una investigación de su autoría? Entonces, muchas felicitaciones y envidio su oportunidad de trabajar en el ARSI. ¿Cómo puedo comunicarme con Ud? Mi nombre es Vera Tyuleneva, M.A., historiadora, vivo en Peru. Mi e-mail es: benipando@yahoo.com.
Atte.

A.Skromnitsky dijo...

Thanks for detailed informations about Jesuits.

Ramiro Albino dijo...

Hola Javier

Me parece que el blog está abandonado. De todos modos, quizás veas esto, quiero agradecerte su contenido, que me ha venido muy bien para un trabajo que estoy haciendo sobre música en las Misiones de Moxos.

Ramiro Albino (Bs. Aires, Argentina)
www.ramiroalbino.blogspot.com